sábado, 29 de febrero de 2020

CRECEN, Y HAS DE HABLAR DEL TEMA



Crecen, y llega un día que has de contestar a preguntas de las que no tienes todas las respuestas o más bien, ninguna. Pero nuestros pequeños que ya no lo son, se preguntan cómo lidiar ante la pérdida de sus seres queridos. Y te pillan por sorpresa: malhumor, bajada en las notas escolares, un tutor (sensible) que sabe que a ellos no les hemos dado todas las herramientas para lidiar con 'el adiós'. 

Hijos, es que no tenemos las respuestas, ni tampoco vuestros tutores. La naturaleza lleva sus ritmos en ocasiones crueles y caprichosos. Nos queda la esperanza del reencuentro, nos queda el recuerdo y el placer -el lujo- de haber podido compartir una parcela del tiempo con los nuestros, aquellos a quienes más queremos y que éso, no nos lo quita ni la muerte.

No quiero verte mal, y por eso hablamos tú y yo el otro día. ¿Y qué te he dicho?

Yo sólo quiere verte feliz y fuerte. Que cuando yo falte a mi no me llores, porque me has dado todas las alegrías y un sentido a mi vida. De momento salvo Dios disponga de otros planes, no me voy a ir aún. Pero si me voy -que me iré, como todos- te quiero como te he criado, alto, fuerte y libre. Y cuando ante las dudas porque surgirán, no te olvides nunca que vivimos a base de resolverlas, y dar con una solución. Y si te preguntases '¿qué me diría mi madre?', recuerda que mi repuesta es la de siempre: 

Usa tu cabeza, y ante todo sé feliz.




 
template by suckmylolly.com