viernes, 21 de mayo de 2010

LA BUENA ESTRELLA





Rutinas cambiantes. Bridal Week. Leí por algún lado algo sobre unas jóvenes casaderas; parece ser que estas jóvenes bellas y ricas están invitadas como llamador extra a los desfiles de esta semana y a las correspondientes fiestas. Término que una vez rescatado del arcón de la tatarabuela y en mi opinión de colibrí, ahuyenta al más pintado. La treintena parece ser la década de la buena estrella para una joven de buen merecer. Las Bridals están de moda más que nunca.





Casarse con uno mismo es el mejor compromiso al que se debería aspirar. Pero soñar con un traje de blanco impoluto debe estar grabado con aguja de macramé en los genes ya que caemos en ello irremediablemente. A priori decimos 'no, no quiero casarme de novia' en evidente contradicción. Contradicción que asumimos gustosas al acercarse la fecha señalada y salimos corriendo como novias a la fuga pero a la inversa en pos de nuestro traje de princesa por un día.

Jóvenes casaderas del ss XXI: a por un precioso traje de los que nos están enseñando estos días en Barcelona y que sea la buena estrella el mejor regalo que vayáis a recibir.



Jesús Peiró
Pepe Botella

'Stars' Dubstar, 1995.


*

 
template by suckmylolly.com