sábado, 19 de febrero de 2011

VESTIDORES




No es la primera vez que cuento con mi amiga Bagaddict. Sus préstamos de bolsos se convierten en confesiones de vestidor en toda regla. Suelo sentarme en una pequeña escalera, apoyando los pies en el escalón más bajo, mentón en mano admirando sus nuevas adquisiones, redescubriendo tesoros en sus cajas originales y ese sano goce de saber que usamos la misma talla.

'Así que has cambiado de opinión... ya te entiendo'

Aquello es como un templo donde desnudar el alma es más fácil bajo la luz indirecta y el impecable orden cromático de tejidos ricos. 

'Fíjate, éstos aún llevan las etiquetas colgando...'.'Se me ocurre una idea: haremos una escapada juntas, hace tiempo que no hacemos un viajecito'. 'Así que no quieres seguro ningún bolso para este fin de semana? Te los presto igual...'

Mientras Nuno, un faldero de ojos azules mordisqueaba un cinturón de piel, su dueña depositaba en mi mano un anillo enorme: 'Es que te queda muy bien con lo que llevas hoy; y vete a la peluquería'.

Y le hice caso; tenía razón



 

 
template by suckmylolly.com