jueves, 3 de marzo de 2011

SABERSE VENDER




pienso que la maestría de un gran vendedor se rige por la capacidad para saberse vender. más allá de eso, pongo en duda que sea un buen vendedor; entonces lo dejaríamos en 'un buen comercial'. una transacción en la que el profesional del sector recibe una comisión por las ventas hechas para otros.

si un buen vendedor es capaz de sacar adelante un beneficio para terceros, mi pregunta es: 'no puede sacar el beneficio de su oficio para sí mismo?

artistas y mecenas, artistas y representantes, diseñadores y las firmas... la infraestructura se necesita, se nutre de hierba vecina. da y recibe.

si el vender está pasando por uno de sus momentos más críticos, el creador aún lo está pasando peor. crear una buena venta es un arte. y si es arte, quizá aquí esté la respuesta. el arte de la venta de uno mismo es la mayor obra comercial hoy en día.

alimentar un proceso de creación necesita apoyos comerciales; no hay que subestimar el talento propio. ni escatimar en halagos a uno mismo, es como morder la mano que te da de comer. el valor de cada uno es un arte y como tal muy difícil de vender.


* 

posiblemente modifique este post sobre la marcha, como suele hacerse con los pensamientos en voz alta.

foto: Lillian Bassman

*

 
template by suckmylolly.com