viernes, 2 de septiembre de 2011

Comme des Garçons

Junya Watanabe para Comme des Garçons


Hará algo así como unos mil años, cuando solía ir a comprar a showrooms en París -algo que echo muchísimo de menos y no es ningún secreto- pasé por el Atelier de Commes de Garçons. Pasé por fuera, para ser más exactos, cual turista a quien se le niega la entrada a las dependencias privadas de palacio y me quedé un rato absorta mirando desde una ventana como trabajaban. Si no recuerdo mal en aquella época tenían su base en La Place des Vosges pero no puedo asegurarlo.

Un hombre joven, con camisa blanca (fijo que desestructurada) se acercó a la ventana y con una sonrisa me hizo señas invitándome a pasar al interior. La juventud es extremadamente osada y también extremadamente tímida. Lástima que éstos estados no se presenten necesariamente en los momentos adecuados. Y me quedé con las ganas, claro está. 


*. 




 
template by suckmylolly.com