miércoles, 14 de diciembre de 2011

Las Piernas del Delito



Sometida a juicio y condenada por ello a pesar de haber sido absuelta, Mrs. Stroke dirigió sus pasos con la cabeza bien alta hacia su casa, y también con una clara resolución in mente: la de no volverse atrás, pero tampoco que fuera arrojada a las hienas. Decidió, del mismo modo que algo debía hacer para al menos sentirse bien con ella misma ya que empezaba a sentir los primeros síntomas de un orgullo personal herido.

- Debo haber sido algo insoportable, eso parece... - se dijo, y para paliar su malestar, decidió pasar un rato frente al armario mirando, rebuscando y suspirando: Lara no era mala tía y el vapuleo recibido la había dejado casi sin fuerza ni energía - En fin, he de proponerme un plan que esta vez sí pueda cumplir - pensó - ¡ Basta ya de estupideces... ni que fueran socias capitalistas! El dinero es siempre un bien escaso, pero es sólo un medio y no un fin en sí mismo - Fue así como Mrs. Stroke acabó rendida en la cama, cansada de tanto darle vueltas a todo a pesar de que aún no era ni mediodía. Eso sí, tomó un pañuelo que revoloteaba por la mesita de noche y decidió que no quería comer ni saber nada más de la luz del sol. - ¡A tomar por saco! No pienso levantarme hasta que se haga de noche. - Dicho esto, tomó aire y cubrió su cuerpo menudo y cansado con el edredón rosa. Mentalmente dio también gracias al Dr. Meadows - recomendado por Mrs. Humming - que tenía la sana costumbre de recetar una cantidad mas allá de lo razonable de todos los trankimazines que se le antojaran a cada paciente, y no siendo ella una excepción a esa regla, pensó que era un buen momento para echarse otra pastilla de 0,50 mg. entre pecho y espalda - ¡A ver si así se me pasa, coñe...! -.

Por la tarde, la cosa no había mejorado y Lara - metida aún bajo el edredón rosa -, ya fuera por los calmantes (que habían sido finalmente dos) o quizá por la visita de alguna musa cabreada ante tanta apatía pequeño-burguesa, le pareció que mientras dormitaba había realizado algunas tareas pendientes: es más, convencida estaba incluso de que había quitado algunos amigos de facebook, había hecho algunos unfollows en twitter pero que ante todo, y finalmente, había escrito algo importante - se dijo. Pero cuando se acercó al escritorio donde guardaba sus notas allí no había nada y eso la extrañó - ¿Qué raro...? ¡Juraría que lo tenía todo escrito aquí, y que encima era maravilloso...! -. Miró la hora en el reloj Casio y pensó que era tarde ya para ir a la peluquería - No me soporto con estos pelos y estas uñas de vil fregona...- pero lo que más la desconcertó fue el ver aquella libreta completamente vacía de contenido.- La madre de dior ¿ Dónde habré apuntado yo eso...? - musitó vagamente desconcertada y desorientada. Mientras vagaba errabunda por la casa, seguía pensando un rato más dónde habría escrito aquello aparentemente tan valioso que había apuntado mientras dormía. Tan era así que renunció hasta a comer - No pienso comer nunca nada más! Total ¿para qué...? - Finalmente y tras ingerir tan sólo un café, se le ocurrió una idea - ¡ Serás lerda...! has borrado lo de facebook y lo de twitter... ¿No...? Pues lo mismo ha ocurrido con la libreta... ¡Se han borrado las ideas y por ese motivo aparece vacía...!

Lo cierto es que Lara Stroke atesoraba un compendio de ideas obsoletas, tan antiguas como el tiempo que le había llevado reunirlas. De modo que encendió un segundo cigarrillo para pasar las hojas amarillentas en blanco, de una en una.  A pesar de todo ello, aún le quedaba el recuerdo de unas bellas piernas y la voz de una musa que entonces - y casi en un susurro, pero perfectamente audible para ella - le transmitió  clara y llanamente al oído - Lara, hija mía, no te duermas, el tiempo pasa demasiado rápido... - La verdad es que aquel cigarrillo le estaba cayendo de puta madre.


*

'Legs Coming Home'  Helmut Newton, Monte Carlo 1978,
se subastó en Christie's el 14 de octubre de 2004; valor estimado entre 15.000 y 25.000 u$a. 

*.

 
template by suckmylolly.com