viernes, 10 de junio de 2011

A MEDIAS CON LA MALETA


Con buen sabor de boca; experiencias que 'abren los ojos'.
 Un armario es mucho más que un conjunto amontonado de ropa. Es el lugar que relata y delata tus historias -más o menos comprometidas. Lugar de encuentros y redescubrimientos precisamente por haber sido olvidados.  


Me quedé sin maleta, una idéntica a la roja de la izquierda en el stand vecino. Fue verla en mano ajena para quererla, mientras yo enseñaba a posibles compradores, aquello que una vez se me antojó que quería.




Montones de zapatos con taconazo -kitten heels incluídos- todo con sus etiquetas de origen colgando... el clásico consumismo de otras eras (en las que fue un placer ser toda una experta) yacían a los pies de visitantes. Sin embargo, unas Dr. Martens del año 95 negras acaparaban la atención de cenicientas y cenicientos intentando reconvertir su número de pie en el 37-38. No hubo suerte; las Martens se empeñan en seguir a mi lado.   



Creí que a la tarde podría ir a por gafas de sol de un pasado que me recuerda a mi madre, con sus plataformas y pantalones elefante. Señora de líneas clásicas para una época tan revolucionaria muy al estilo Sigourney Weaver en La Tormenta de Hielo (peli recomendada de la semana). Total de gafas Sigourney en mi haber: cero.

El público de la tarde no me permitió ir a por adquisiciones tendencieras y quedé cansada de lidiar con los verdaderos expertos del regateo.  





Final de la jornada, recuentos y conclusiones:
Las cartas están echadas por lo que la partida no ha hecho más que empezar.


*

música: 'Venus' Television


* 

 
template by suckmylolly.com