jueves, 24 de noviembre de 2011

Outlets: amor y temor


'Le freak c'est chic' Harper's Bazaar 1994
En una semana se juntan en Barcelona más outlets de los que puedo asistir y asumir como vendedora y/o compradora. Debería estar preparándome para ser la primera, como esa señora que parece estar en plantilla por la pasión que le echa a ser la primera en entrar el primer día de las rebajas de esos famosos almacenes que odiamos y amamos a partes iguales. Como alma que huye del diablo llamado cordura, la palabra outlet tiene un poder maléfico que hace perder la razón a más de uno, entre los que me incluyo.

Y no quiero decir cosas -que luego me arrepiento de lo que escribo, pero en el fondo tampoco mucho- sobretodo no quiero criticar el "salvamento" que hemos orquestado entre todos los que nos dedicamos a vender trapos ya sean éstos caros o baratos. Pero lo que me preocupa en este caso, en lo que parece ser la Semana Fantástica del Outlet de Barcelona, es el descontrol total de "tiempos" y de estrategia comercial que estamos demostrando. Estamos sobando y abusando de una fórmula que dentro de lo malo, nos ha ido salvando -de mejor o peor manera- a los que vivimos del otro lado del mostrador.

Todos montamos outlets, semanas de, promociones por, showrooms... y cada semana la lista de cierres de negocios en el mundo de la moda no hace más que ir en aumento. En mi opinión se sigue vendiendo, pero la cuestión es quiénes venden y por qué.

En una semana no puedo 'atacar' todos los outlets y mercadillos que se han organizado por muy tentadores que éstos sean, es más... es que ni me tientan demasiado. Quizá sea porque hacia fines de semana e inicio de la próxima entra servidora a vender lo suyo, sin demasiada ilusión porque las fórmulas tan manidas al final sólo resultan en un fracaso comercial, y el fracaso de ventas es tirar el trabajo por la borda.

No hace mucho me comentaron hablando de estos temas y en relación al pasado -que bien enterrado está para no agobiarse una-  Recuerdas la peli verdad? '... Yo tenía una granja en Africa..' Pues eso. Y como tengo memoria de pez -que los recuerdos juegan malas pasadas- me fui rauda a ver el inicio de la película, y es cuando Karen Blixen dice textual: '...pero me he adelantado a mi historia; a él eso le habría molestado, a Dennis le encantaba escuchar un relato bien contado...'.

Así que mejor no adelantar acontecimientos ni historias, al fin de cuentas cada uno escribe la suya propia.



martes, 15 de noviembre de 2011

"... ES EN LAS DISTANCIAS CORTAS ..."




En un sentido nostálgico se podría decir, cuando se habla de las cosas, cómo el tiempo pasado deja joyas como esta publicidad del Rolex Submariner, de 1969 que engloba todo un mundo de aventuras y fantasías  reservadas no sólo para el consumidor a quien va destinado, sino también que para quienes contemplan la imagen, que así pueden participar de aquello.
Quizá no sea cuestión de pensar en que todo tiempo pasado fue mejor – eso envejece y mucho – pero lo cierto es que el sentido del humor juega siempre a favor, tanto si se quiere vender algo como si no. Pues eso, Mr. Bond. 



*


*

 
template by suckmylolly.com