lunes, 20 de mayo de 2019

ZARA Y LOS ESTERTORES DE LA MUERTE







'It is a truth universally ackowledged that a single man in possesion of a good fortune must be in want of a wife'

Cuando la realidad actual no responde a este santo precepto económico -porque Jane Austen no habla de 'amor' en su obra aunque así se crea cuando se la lee a ligera- es que a una parte del mundo le falta un tornillo no, una ferretería completa. Una formación, una experiencia en el mundo real, la del negocio, el amor y el infortunio.

Leer da pereza en épocas de titulares y series de canal de pago. Leer es una loza. Leer CANSA. Y lo entiendo, yo misma leo menos casi que cuando tenía 12 años. 

Amancio no me puso las cosas fáciles cuando tenía mi negocio en la ropa - ni a nadie. Eso refuerza la idea de que el comercio es una lucha de amor por la supervivencia comercial. Las leyes del comercio son casi hasta más tozudas que la realidad, o te adaptas o feneces. Pero bajo ningún concepto los liberales de espíritu echamos la culpa al ganador de la libre competición. 

La victoria o la derrota no es perceptible a los ojos del que jamás ha competido, porque no entiende, ni quiere.  

*





lunes, 13 de mayo de 2019

Y BRILLABAN LAS ESTRELLAS



Resulta que viene el técnico de la caldera rota -por vieja y obsoleta cosa que al dueño no le preocupa ya que aquí, en Manderley se paga rigurosamente y se exige poco o nada. El señor cobra -previas movidas y eternas gestiones unos 117 euros. Tan sólo por 'verla'. Presupuesto de arreglo: unos 700. Caldera nueva: unos 1300. 

Hasta aquí todo normal en un mundo normal, donde cada uno cumple con las de la ley. Derechos y obligaciones a partes iguales. No tengo derechos a pesar de cumplir con cada una de mis obligaciones que, tras muchos años de hacer el iluso por la vida: votar, pagar impuestos.. inculcar valores (¿los ajenos?) a la prole, cumplir y respetar la ley. Estudiar, formarte... - que reconzcámoslo, no es tan divertido, estudiar aburre mortalmente pero tener un criterio cuesta, como la fama que decía la afamada serie de los 80's. 

A lo que iba, viene este señor que en 10 minutos levanta los euros que una tan leída, musicada, tan formada, tan TONTA.. no consigue levantar ni con una venta tras una semana de duros tira y afloja con supuestos 'clientes', no puedo evitar pensar:

- ¿en qué me he equivocado?
- ¿perdí mi tiempo en descubrir mundos variopintos llenos de gloria?
- ¿debí quizá hacer una FP (formación profesional previa a la LOGSE)?
- ¿dónde cotiza mi curriculum vitae?
- ¿qué le recomiendo a mis hijos?

Así hasta el infinito... No tengo una respuesta prosaica, mollar, que me quite de esta bajona social en la que me remuevo cual serpiente que no ha sabido adaptarse a la evolución.

Sólo sé que este señor se ha llevado en 10 minutos lo que yo necesito horas y horas de negociación para llegar a una buena transacción.

Cuando me siento al borde de una de mis terrazas miro al vacío -no muy lejano, tan sólo es un 4o. piso sin ascensor- recuerdo que el aria preferida de mi abuela era la que titula este post. Ella hubiese disfrutado del talento infinito del Sr. Kaufman, tal y como hago yo, que la disfruto en mi por ella. 



*

  












 
template by suckmylolly.com